Las naranjas de Juan

FONDO CARTA

Calendario 2014

¿Tu cocina es más aburrida que un ascensor sin espejo?

Dale un toque con el calendario que hemos preparado para el 2014!

portada

Este año solo hay 6 imágenes, así que salimos a 2 meses por imagen. Lo hemos hecho para que reflexionéis bien sobre cada una de ellas, para que profundicéis en el mensaje, para que entrenéis vuestra imaginación, y no porque no hayamos tenido tiempo de hacer más, que conste.

(si no nos hubiéramos dedicado a otros menesters musicales…)

Click, click, click!

Calendario 2014

El corazón, dicen, tiene forma de patata

patata (dicen)

Esta es una historia de amor sin más protagonistas que la propia historia. No hay él, no hay ella. Solo una historia.
¿Acaso no nos enamoramos siempre de la historia?
Las historias de amor, dicen, tienen forma de patata. Porque patatas hay muchas, tantas como corazones.
Hay patatas grandes, patatas pequeñas, patatas para freir, patatas para cocer, patatas para asar y patatas para hacer puré. Patatas baby, patatas viejas, patatas podridas, patatas germinadas. Patatas sensibles a la luz, patatas rojas, patatas blancas, patatas harinosas y patatas … no harinosas. Patatas con denominación de origen, patatas salvajes, patatas bravas, papas arrugas y papas & the mamas.

No obstante, todo esto no es más que un mero postureo de patatas. En el fondo todas son iguales, como los corazones. Germinan, crecen, absorben, se ensanchan, se emocionan, lloran, se mojan, se secan, se encogen, se agotan, se conmueven, aman, odian, desprecian, estallan, revientan, se desintegran, resurgen de las cenizas, saltan, se ponen a 100, algunas incluso a 1000. Se enfrían, se encierran, exigen atención, construyen muros, los destruyen, se aislan, se esconden, se pierden, se encuentran, se niegan, se asustan, se arriesgan, tiemblan, apuestan, juegan, dudan, a veces aciertan, sin embargo … jamás se equivocan.

Esta patata es el origen de todas las historias de amor: ingeniería pura de marcapasos y válvulas de escape capaz de acumular, fluir y drenar amor. Para dosificarlo. Para que no estalle. Por si acaso.

Debería estar prohibido quererse tanto. O eso dicen.

Run, Carrot, run.

runcarrotrun

Mr Carrot, you better run!

Mr Carrot Cake era un galán de los de antes, de los de chistera, frac, pañuelo en solapa y reloj de bolsillo. De los que no quedan. De los que te abrían la puerta. De los que te quitaban el abrigo como si fuera lo más frágil de este mundo.

De los que sabían llegar a las fiestas, pedir copas originales y bromear con el camarero como si fuera su mejor amigo.  De los que sabían apoyarse en la barra y cruzar los pies con elegancia desenfadada.

De los de mirada inteligente, escurridiza. De los de media sonrisa. De los que movían las cejas como Cary Grant. De los que al llamarte “pequeña” no te quedaba otra que pensar touché.

Pero como buen galán, andaba siempre con líos de faldas, mezclando perfumes franceses y carmines rojos. Había por doquier sedosas melenas rubias y largos rizos azabache con ganas de “echarle el guante”, en el sentido literal de la expresión.

Aún así, Mr Carrot se las arreglaba siempre para salir airoso de las míticas preguntas-reproche, consecuencia de apuradas coincidencias femeninas en fiestas de la alta societé. En lo que no tenía tanta práctica este simpático galán naranja era en escapar de esposos que volvían a casa con inesperada antelación.
En esta ocasión, tras acudir a una aburrida recepción de las de champagne y canapé, de tanto repetir champagne y canapé, acabó acompañando a casa a la joven y esbelta señorita que se contoneaba entre chisteras y tocados al ritmo de “champagne? … canapé?“. Y bueno, digamos que tanto la acompañó que se quedó dormido en su alcoba hasta que de repente … ¡escuchó la cerradura, abrió un ojo, miró a su derecha, se percató de dónde estaba, se levantó de un brinco, recogió sombrero y frac, se vistió al vuelo, buscó los zapatos, solo encontró uno, pensó que no había tiempo para buscar el otro, ale hop, y saltó disparado por la ventana justo a tiempo de escuchar aquéllo de: -cariño, ya estoy en casa!.

Y así fue como Mr Carrot desapareció calle abajo mientras un zapato sospechoso caía en picado de un primero, salvándose, como su dueño, de un destino incierto en manos de un marido que se fue borrego y volvió carnero.

“Yesterday” no era solo de John Lemon

The Bitters B&W

Paul McCarne también puso su granito de arena. Siempre fue el más completo del menú: proveía de salsa y proteína a las recetas, mientras que Lemon era más sensible, dándole ese toque amargo tan característico de Los Bitters.

Como buen artista, Lemon solía decir que aprovechaba sus etapas melancólicas para exprimir al máximo su jugo y crear nuevos platos que llenaran a su público; pero se quedaba tan seco que daba pena. – No te ralles, tío – le decían sus colegas de la banda. Pero a él le daba igual, estaba deseando llegar a ese estado para rallarse y “echarse en polvo” sobre postres helados. 

Aún así, John Lemon era lo más. Un visionario. Un creador de tendencias. Lemon era todo lo que cualquier fruta podía soñar: auténtico, diferente, exclusivo, sublime, refinado, atrevido, provocador y … caprichoso. El tío quedaba bien en todas partes y conseguía sin esfuerzo que el mundo hablara de él. Que si un granizado de Lemon que hace calor, que si pedimos pollo al Lemon en los chinos, que si la tarta de Lemon es la especialidad de la casa, que si a mi me pones el gin tonic con el Lemon escurrido…y un sin fin de extravagancias más.

 En cambio Bimbo y York eran los más light. Vamos, que entre los dos no hacían un sandwich, pero eran necesarios para la dieta del grupo (no iban a estar todo el día comiendo hamburguesas y/o amargándose la vida). Bimbo era un trozo de pan, más bueno el pobre…todo el mundo se aprovechaba de él cuando no tenían nada mejor que llevarse a la boca. Su nombre Real era Pan De Molde, pero sonaba demasiado aristocrático, así que decidió cambiarlo por Bimbo Star, más propio de un gourmet moderno como él.

 York Harrison era el chavalote del grupo, un mazas de gimnasio. Todo el día con el pulsómetro puesto, dándole a las mancuernas. Más conocido como “el jamones”, solía pasearse en rockys por toda la playa luciendo muslo y flirteando con las titis. Un ligón de playa gracias al cual nuestros Bitters se comían algún que otro rosco de vez en cuando.

 York y Bimbo no componían recetas pero eran los reyes de las wonderful fiestas de los 60 en la famosa Playa del Inglés. York nunca pagaba el entrante porque se conocía a todas las papayas hamaqueras de la costa, y Bimbo era fan incondicional de las DJ’s canarias más cotizadas de los 60: las Papa’s Mojo Project (quién les iba a decir a ellas años después que acabarían pintxando grandes éxitos del tipo que les copió las gafas, y de aquel coñazo de pan de molde que no paraba de pedirles canciones…).

 Como veis, nuestros Bitters tenían sus más y sus menos, pero se maridaban bien. Hasta que un verano sucedió lo de siempre: una mujer.

York Harrison recibió aquel año la visita de York-o Ono, su prima lejana del oriente (también lejano), que pasaría con él las vacaciones; vacaciones que ya anunciaban el principio del fin. La pequeña York-o Ono, con sus jamoncitos amarillo palo y su salsa de soja, se rebozó en Lemon de tal manera que éste empezó a componer recetas solo para ella, olvidándose del resto. Al principio los chicos pensaban que era la típica Lemonada y no le dieron importancia, pero York-o se iba apoderando cada vez más de los sentidos de Lemon; y esto, unido a la afición del artista por meterse más ácido del que correspondía a un limón de su variedad, acabó saturando las grasas de McCarne.

–Tío, let it be – se defendía Lemon, pero al final tanto ácido tanto ácido acabó disolviendo el grupo. Atrás quedaron los conciertos en su salsa, los gritos de albóndigas al desmayarse, litronas de sudor al vapor y, como no, kilos de fama envasada al vacío.

 Con los años McCarne acabó abriendo una cadena de música rápida y empezó a componer canciones a un euro. De vez en cuando se juntaba con Bimbo y York para versionear algunos platos, pero no fueron muy bien aceptados por la crítica gastrocómica. Mientras tanto, Lemon siguió liofilizándose hasta llegar a tal punto de deshidratación que una mañana, al salir de su casa, murió asesinado por una manguera a presión, convirtiéndose para siempre en una estrella Michelin.

 Moraleja de esta historia sin memoria: aunque se siga recordando más a la estrella que desapareció entre sonidos perdidos y crónicas de flashes apagados, “yesterday” no era solo de John Lemon.

(Extraído de nuestra participación en el fanzine gastronómico EnCrudo 3, Mayo 2012)

Margarita y Montiel

Margarita en 1925 y Montiel en 1928.

lemonhead

Dos señoritas de pueblo, ambas con virtudes de capital europea. La una demasiado guapa para vivir en el campo y la otra demasiado inteligente para ser cajera. Ambas demasiado mujeres para su país. La una demasiado liberal, la otra demasiado conservadora. Esta demasiado vestida, la otra demasiado desnuda. Una se acostaba con políticos de influencia y la otra con actores de renombre. Una aprendió a leer de mayor, la otra se hizo mayor de tanto leer.

La una fumaba puros mientras esperaba y la otra echaba puros a los que la esperaban. Una era miembro del Parlamento, otra parlamentó con miembros. Una los ponía derechos, la otra los quitaba. Ambas divas internacionales, una actuaba en guerras y la otra las armaba. Una se vestía de seda y la otra mona se queda.

Y lo que muchos no saben es que ambas se entendían. Quedaban algunas tardes a tomar el té, y algunas noches a fumar también. Compartían miedos y decisiones. Confesiones de cama y secretos de alcoba. La una era la tentación, la otra la disciplina. Y en alguna de esas noches jugaban a ser la una la otra, la otra la una. La una se disfrazaba con peluca rubia, vestido de señora y tocado a juego. La otra con flequillo liso, labios rojos y escote de vértigo. La una pronunciaba discursos políticos a un salón vacío, la otra cantaba cuplés con un cigarro encendido. Y ambas cómplices silenciosas, decidieron hacer un pacto de sangre: “Viviremos aquéllas aventuras que la otra no pueda ni imaginar,  pero moriremos juntas para contárnoslo el día del juicio final”.

Y así fue. Primero se fue una, y luego la otra, casi sin tiempo de prepararse el equipaje. La dama de hierro y la femme fatal tenían 80 años que contarse y algo de prisa por marchar.

PS: Atención. Miren, miren… esa botella que abren ahora, ni que decir tiene que no va a ser su última botella de Beefeater a medias.

Natural Born (S)Killers … asesinos natos

skifreak3-web

Berenjenas cruelmente despellejadas, asadas en el peor de los infiernos, fritas en baños de hirviente aceite, rebozadas en pegajosas migas de pan duro y lo peor de todo, rellenadas a la fuerza de carne animal … pobres berenjenas, vegetarianas ellas.

Esto no son más que unos pocos detalles de las más que infames calamidades cometidas por dos piezas fuera de serie, que se pasean por las huertas levantinas destrozando familias de solanáceas.

Una berenjena japonesa y un pepino amargo, procedentes del mercado del Raval, Massachusets, han sido identificados como los posibles causantes de estos crimenes. Retratistas de la policia federal han conseguido reconstruir el posible aspecto de estos dos foragidos gracias a las valiosas declaraciones de testigos presenciales:

– Sí, ella era una mezcla entre una berenjena anoréxica y un juguete sexual ecológico.
– Excuse me?
– Si bueno, ya sabe. Ahora lo bio está de moda.

– And he?
– Él, ahm, bueno sí, él era una versión vegetal del hombre elefante de Lynch pero con más mala hostia. Apuesto lo que sea a que está coladito por ella, quien considera que son “solo amigos”. Bruja.
– Excuse me?
– Bitch.
– Oh.

Al parecer el leitmotiv de estos Bony & Clyde sin escrúpulos era la venganza en forma de torturas culinarias. Demostrar que las piezas hechas a medida para cumplir unos cánones establecidos no eran más que la crónica de una muerte anunciada, y en parte les estaban haciendo un favor, o al menos esa era su visión. Esas piezas de fruta idénticas, sin carácter ni personalidad, habían sido creadas desprovistas de toda libertad, para terminar decorando fruteros encerados, construyendo guarniciones insípidas o tiradas en el diván de algun psicoanalista por falta de autoestima.

No por falta de razón, estos cracks antiestandares, se esconden durante el invierno en refugios regentados por freaks que, como ellos, han sido expulsados de los mercados de abastos y condenados a una vida solitaria en los montes comunales. Controlan perfectamente el tiempo que deben permanecer en cada refugio para evitar dejar huellas que puedan conducir hacia su paradero.

A pesar de todo, su aspecto es demasiado llamativo para pretender pasar por dos verduricas de fin de semana en la nieve. Cualquier dia de estos alguien testificará haberlos visto subidos a un trineo tirado por huskies siberianos en Baqueira. Sobretodo si la recompensa es una suculenta cena exótica a base de estos dos fuera de serie.

¿No les habréis visto en algún puesto algún mercadillo exótico, verdad? Se sabe que en ocasiones, cuando el peso de la soledad es insoportable para ellos, se deslizan ágiles entre rascacielos de pallets interminables, solo para volver a sentir la calidez de despertarse otra vez en una caja a granel.