Crónicas de una fallera en América

Y mientras en la plaça de l’Ajuntament de València el senyor pirotècnic podia començar la mascletà, al otro lado del océano, la abuela Reineta era retenida en el aeropuerto de Minne-apple-lis, Minnesota (EEUU) con un cargamento de explosivos, acusada de traficar dinero, blanquear drogas y liarla parda.

Su nieto, Manzanillo, que estaba de Erasmus en esta hermosa ciudad, la esperaba con los brazos abiertos.

Reineta: Ay quin disgust té la abuelitaaaa!, ay mare de deu, chesus! Tot el que m’han fet deixar: bunyols de carabassa, churros, porres i xocolate en tassa; masclets petardos, taronges, mandarines i diners negres en fardos. Y mira, mira qué bolso de piel, de piel de la buena, de la buena de Rita, la que cantaba Lo que se da no se quita, ¿te acuerdas?. Y mira, mira, qué traje! Nooo, no es un traje cualquiera, es el traje famoso de un (de)sastre a medida.

Pobret fill meu -pensaba yo- allí solo, abandonado como un solar, sin nadie que le pueda especular…estos americanos, ¿le sabrán cuidar?. No me fio un pelo, iré a investigar…¿investigar? Che! ahora va y resulta que la abuela es terrorista!, caguen deina i santa pola, tanta Copa i tanta vela, però si no tenen ni paella ni mistela!!

Manzanillo: Abuelaaaa, que aquí no hay fallas!!

Reineta: Che, calla!!. Mira que no tener fallas, estos yankis modernos, que poco culto a la ostentación!!

(Reineta se pone melancólica…suena Kenny G)

Voz en off: Esos carpinteros valencianos, que al final de cada invierno, hacían quemar sus «parots» (estructuras de las que colgaban los candiles que les daban luz) porque al llegar la primavera ya no les hacían falta (previsores que eran ellos). Esos carpinteros que fueron añadiendo ropas a los «parots» para darle apariencia humana y empezaban a picarse entre ellos (como no) incorporando burlas alusivas a algún personaje conocido del barrio.


Y esa Iglesia que (aprovechando la oportunidad) hizo coincidir la quema pagana de estos parots con la festividad del patrón de los carpinteros, uséase, San José.

Estos parots, que fueron los primeros ninots (conservados hoy en día en algunos gimnasios valencianos), y que a principios del siglo XX eran cajones altos con tres o cuatro muñecos de cera vestidos con ropas de tela, hasta que los artesanos incorporaron la reproducción de moldes en cartón piedra y pasaron a denominarse fallas («antorcha» en latín).

Esas fallas que fueron evolucionando hasta la actualidad, donde la mayoría de estos monumentos (y cargos políticos) están compuestos de corcho blando fácilmente moldeable.

Así, el arte de las fallas ha ido generado esculturas de mayores dimensiones con remates que rozan los 30 metros de altura (y eso que no somos de Bilbao!!).

Reineta: Ay fill meu, qué triste estoy, y yo que te traía una estoreta velleta per a la falla de Saint Joseph!

NdT: «una alfombrita viejita para la falla de San Jose». Canto popularizado por los niños valencianos que iban llamando a las casas (¿origenes del Halloween?) buscando todo tipo de muebles y utensilios viejos para quemarlos en una hoguera junto con el parot. (Wikipedia et al., 2011)

Abuela DEF FINAL
Próximamente para los fans: explicación de la falla.

Homenaje a Centollón de la Isla

Muere Centollón de la Isla, el cantaor flamenco que luchó contra la violencia de las mariscadas.

La muerte le llegó a Centollón a las 11.00 horas de la mañana de ayer. Desde que empezó a conocerse la noticia, la centralita del hospital de Basurto quedó bloqueada.

Mientras tanto, al otro lado de la ría, en su San Turce natal, comenzaban a vivirse colectivamente horas de luto. El alcalde de San Turce, Elegante Bogavante, ordenó que se colocaran las banderas a media asta, mientras que los jóvenes de la peña centolla suspendieron sus actividades.

En la mañana de ayer la familia tramitó el traslado del cadáver a San Turce. La última que habló con Centollón antes de morir fue su tía, la también artista, Concha Mariscal, quien dijo: «Al final sabía que se iba. Estaba triste, pero sereno. Preguntó a Necorita por los críos«. Un tocayo que acudió al hospital, exclamó: «¡Dios se lo ha llevado pa que le cante!«.

Los paisanos de San Turce tienen pendiente un homenaje a Centollón por universalizar el nombre de esta ciudad de la bahía, también conocida como La Isla, situada a 12 kilómetros de la ría bilbaína. Varios testimonios confirmaron lo sucedido: «El pobre estaba cantando emocionado cuando de repente alguien gritó … ¡¡Mariscadaaaa!!«.
Centollón había recibido ya varias amenazas de mariscada. Según el doctor Tenacitas, que realizó la autopsia, el lider de Los Malos murió al ser despiadadamente her(v)ido durante el rodaje de su último video. «A las pruebas me remito» dijo el doctor, que no encontró ni una sola huella dactilar ya que el astuto asesino se chupó los dedos al terminar. Centollón de la Isla quedaba así echo pedazos, al igual que el resto de la banda al recibir la noticia: «Lo llevaremos siempre en nuestro caparazón» lamentaba su portavoz.

Tras largos meses en un centro de desintoxicación, Centollón había conseguido vencer su adicción a las rayas . «Ahora solo fumaba percebes» comentaba Necorita, que cumpliendo con la última voluntad de su marido, donó los órganos a la fundación Mariscadas sin violencia. «Deseaba tanto volverse bueno» Necorita no pudo terminar la frase, pero así fue como Centollón había decidido titular … el que hoy es ya … su último hit.

Hagamos pues, de la reconstrucción de los hechos, el homenaje a este gran artista.

AVISO TRAIDOR: Las imágenes que aparecen a continuación puden herir la sensibilidad de algunos paladares.

Un yogur saludable

yogur saludable

La tontería de esta semana viene de la «mano» de una gran pro-fresional.
Entrañable artista impresionista, Fresamano fue descubierta improvisando un saludo en los estudios de la frutería El Jalón de Bilbao.

Más conocida como la alegría de la huerta, Fresamano aprendió a saludar siendo tan solo un estolón. Graduada en Protocolo y Etiqueta por la Universidad de Honolulu, Fresamano ascendió como la nata entre los fresones rebeldes, que la tachaban de «fresca» por aprovecharse de su cuerpo Danone para sacarle partido a los postres.

Pero en los estudios El Jalón, proveedores de nuestra fuente de imaginación (y alimentación) semanal, dos intrépidos cazatalentos apostaron por su aspecto «saludable». Y tras intensas pruebas de resistencia física, Fresamano sobrevivió los importunios de una cámara a 4ºC.

Desde su camerino bilbaino Fresamano envía un abrazo muy fuerte a todos sus fans.
fresamano

El ángel exterminador: the making off

A petición de los fans, explicamos el «cómo se hizo» la última entrada.

La tontería surgió de un buñuelo valenciano y de un fragmento del libro
Mi último suspiro (de Luis Buñuel).
En él, Buñuel habla del rodaje de su película El ángel exterminador.

El resto…fruto de tu imaginación. Del 1 al 7.
Repetimos:

Entrevista a Luis Buñuel (1) en El Ángel (2) Exterminador (3) :

«A veces he lamentado haber rodado en México (4) El Ángel exterminador.
Lo imaginaba más bien en París (5) o en Londres (6),
con actores europeos y un cierto lujo en el vestuario y los accesorios.
En México, pese a mis esfuerzos por elegir actores
cuyo físico no evocara necesariamente a México,
padecí una cierta pobreza en la mediocre calidad de las servilletas (7),
por ejemplo: no pude mostrar más que una.
Y esa era de la maquilladora, que me la prestó«.

el angel exterminador DEF3

Luis Buñuel
Mi último suspiro,
Barcelona,

Plaza y Janés, 1982.
pág. 288

El ángel exterminador

Entrevista a Luis Buñuel en El Ángel Exterminator:

«A veces he lamentado haber rodado en México El Ángel exterminador.
Lo imaginaba más bien en París o en Londres,
con actores europeos y un cierto lujo en el vestuario y los accesorios.
En México, pese a mis esfuerzos por elegir actores
cuyo físico no evocara necesariamente a México,
padecí una cierta pobreza en la mediocre calidad de las servilletas,
por ejemplo: no pude mostrar más que una.
Y esa era de la maquilladora, que me la prestó».

el angel exterminador DEF2

Luis Buñuel
Mi último suspiro,
Barcelona,

Plaza y Janés, 1982.
pág. 288

images-8

Rod A. Ball in…

ALL OF ME

Rod A. Ball featuring Dinah Washington

Tot de mi, per què no agafes tooooooot de mi?
Che, no veus? que no soc res seeeeeeense tu,
Agafa-ho tot, espines i escaaaaaaames,
agafa la molleta, i no voldràs que acaaaaaaabe.

Fins els ulls, t’has eeeemportat,
ja no podré ni tan sols ploraaaaaar,
com podré fer-me al forn, si t’ho emportes tot,
no tinc res per aaaaa sopaaaaar.

dududu dadu dadu da

Funkie tomatoe

¿Fruto de una imaginación o imaginación de un fruto?

Sea lo que sea, el año 2005 corría a toda velocidad y los pocos tomates que quedaban en Dublín enmohecían de aburrimiento al ritmo de los pésimos éxitos de aquel verano. Iniciaban el proceso irreversible de conversión en ostra (por el aburrimiento).

Toda la cosecha parecía perdida cuando de repente … Jamiroquai sacó el tomate que llevaba dentro (¿o fue al revés?) y el acid jazz de Dynamite inundó las emisoras locales, interrumpiendo la temida metamorfosis en ostra gracias al bajo pH del acid jazz.

funkie tomatoe