John Lemon, el último gran moderno

John Lemon era lo más.

Un visionario. Un creador de tendencias.

Lemon era todo lo que cualquier fruta humana podía soñar: auténtico, diferente, exclusivo, sublime, refinado, atrevido, provocador y … caprichoso. El tío quedaba bien en todas partes y conseguía sin esfuerzo que el mundo hablara de él. Que si un granizado de Lemon que hace calor, que si pedimos pollo al Lemon en los chinos, que si la tarta de Lemon es la especialidad de la casa, que si a mi me pones el gin tonic con el Lemon escurrido…y un sin fin de extravagancias más.

Una vez le preguntaron:

– Usted, ¿a qué se dedica realmente?

– Por favor, tuitéame, no soporto que me hables de usted.

– Disculpa, decía que como no sirves ni para comerte en crudo ni cocinado, realmente ¿a qué te dedicas?

– Pues no hago nada, pero soy indispensable.

Qué gran frase, señores. Cuántos quisiéramos poder decir lo mismo (y cuántos lo son pero no lo dicen). Porque Lemon solamente hubo y habrá uno: esas modas que creó, esas gafas redondas, esos flequillos pulcros y peinados hacia un lado, esas novias orientales y polémicas, ese acento canario (como su color favorito) que sigue siendo imitado inútilmente hasta la saciedad.

Sus canciones marcaron una época, toda una generación de canarios que siguen silbando en sus jaulas aquellas melodías sobre el yesterday, cuando todavía John vivía en un submarino amarillo con su novia Lucy, quien con tanto Lemon, de vez en cuando se pasaba de ácido, y viajaba por el cielo con sus diamantes flipantes (o eso creía ella).

Pobres modernos de hoy en día, no les queda más remedio que organizar fiestas homenaje en su tierra natal donde todavía quedan auténticas pap(l)ayas hamaqueras y donde, de vez en cuando, siguen pinchando sus queridas Papa’s Mojo Project, que aunque un poco arrugás ya, las titis siguen picando como siempre.

Nos vemos en su próxima fiesta, fruittis. Paz y limón.

John Lemon & Papa's Mojo Project

3 comentarios en “John Lemon, el último gran moderno

  1. Muy bonitas y agradables de leer, como siempre, tus ucronías basadas en personificaciones y metáforas ontológico-alimentarias (o algo así). Tan sólo un pequeño repunte sin importancia: Yesterday no la hizo Lemon, sino McCarne.

    • Querido irrelevante, muchas gracias por seguir tan de cerca nuestro blog. Y muchas más gracias por tu puntualización, que se merece una entrada a parte. Próximamente, Lemon and McCarne…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s